Manual del e-líder

Desde autoritas, consultora de comunicación estratégica e innovación para organizaciones y administración pública, hemos publicado un manual de orientación en el nuevo entorno digital dirigido a gestores del ámbito público y privado. El objetivo es mostrar las posibilidades que ofrece Internet y cómo incorporar las herramientas en el día a día del profesional, pero sobre todo, explicar que el 2.0 no es solo abrir una página de Facebook o Twitter sino un cambio de actitud.

El enfoque ha sido muy práctico, partiendo de una introducción a los nuevos modelos de relación en los medios sociales hasta recomendaciones de buenas prácticas en identidad digital (quiénes somos en Internet) y escucha activa (qué dicen de nosotros), además de ejemplos para mejorar los servicios públicos gracias a la tecnología. El manual también cuenta con un capítulo dedicado a las herramientas más útiles para moverse en los medios sociales y un glosario de términos. El libro es un trabajo coral de Javier Llinares, Carlos Guadián, Pere Joan Mitjans, Raúl Alegre, César Calderón, Francisco M. Rangel y Mª Carmen Orozco.

Podréis encontrar el libro en las mejores librerías, que es lo que se dice cuando no sabes exactamente en cuáles pero si tienen tu libro es que son la mejores. Está publicado bajo licencia creative commons en Algón Editores, sello de ensayo político-económico de reciente creación con títulos tan interesantes como La guerra, historia secreta de la Casa Blanca (Bob Woodward), La inmoralidad pública (Lucas Mallada) o Prisionero del estado (Zhao Ziyang).

Advertisements

La dispersión

Llevaba un rato videochateando con mi amigo Sergio, al que también llamo Chechu o (Querido) Andrés. Mis amigos lo conocen porque es el que anda por Rusia y Armenia dando clases de español.

Nos conectamos a menudo para comentar la última de Sergio Ramos o de Pinto. Él me explica que está aprendiendo a disparar con Kalashnikov, yo le cuento mis desventuras cotidianas, y ambos coincidimos en que nos gustaría pasar una temporada en Baltimore. Bien, pues me comentaba que debería hacer un esfuerzo y escribir más en el blog, como cuando te planteas ir al gimnasio.

Le he dicho que sí, pero que antes me preocupa más el desorden de los contenidos, porque salto de Juan Belmonte, matador de toros, a Kimi Raikkonen, piloto de rallies, con demasiada facilidad, y habría que pensar de qué forma podría ser más homogéneo. Pero es que desprenderse de esta dispersión es muy complicado. Dice Andrés que debería apostar por el costumbrismo, con más opinión y crónica social.

Y podría sentirme cómodo, quizás así encajarían el humor y el entretenimiento cultural, imprescindibles para el día a día. Aunque temo que él lo dice porque se raja con mis aficiones y estilos cada vez más anacrónicos, en la música y en la vida. Hasta llegó a definir el término retrocedismo para referirse a mi evolución en pensamiento, gustos e intereses, palabra que, por cierto, no ofrece ningún resultado en google. Solo por eso ya vale la pena este post, veremos más adelante como evoluciona el asunto y si encuentro una forma de conectar los puntos, como dirían en Rubicon.

En Spotify: Super Buses Por Doquier, lista de guaracha, raspa canilla y pule hebilla, seleccionada por Enrique Doza para Spotify Battle.

Discos que molan o cómo ahorrar 100 euros con Spotify

Decía Jesús Brotons (Vice) que su objetivo era tener todos los discos del mundo. Nunca he llegado a tanto pero cuando un disco ha pasado por mis manos he intentado escuchar todas las canciones, como mínimo saltando, porque mi teoría decía que todos los discos debían tener un tema bueno. Ya no lo pienso, aunque lo sigo intentando con los recopilatorios.

He pasado muchas horas en las tiendas de discos. En la mayoría ni siquiera se podían escuchar pero me entretenía buscando por sellos, estilos, mirando portadas, discografías, saldos, etc. Pero como ya no tengo ningún interés en los formatos físicos sigo las novedades por Spotify. 100 euros en discos de una tarde cualquiera ahora me dan para un año de premium.

Utilizo varios sistemas. El primero y más habitual es copiar y pegar el nombre del artista de cualquier blog o medio. También miro Pitchify, que enlaza novedades interesantes con las críticas de Pitchfork y similares. Otra opción es We are hunted, que recopila los temas más populares de corte indie en las redes sociales. Pero lo más entretenido es revisar los últimos 3.000 discos publicados en Spotify, ordenados por popularidad. Son necesarias lecturas en diagonal, intuición y suerte, pero el riesgo es menor que pasar por caja. También descubro mucha música gracias a las listas de los selectores de Spotifare.

Este es un ejemplo de grandes discos de las últimas semanas, que vendrían a costar lo mismo que diez copas, tres o cuatro cenas, unos Levi’s o una suscripción de un año:


Nicolas Jaar – Space is only noise (Circus Company, 2011)


James Blake (Polydor, 2011)


Isolée – Well spent youth (Pampa Records, 2011)


Discodeine (Dirty, 2011)


Salsa, a musical history (Codigo Music, 2010)


Sofrito: Tropical Discotheque (Strut, 2011)


The history of the house sound of Chicago – part 2 (High Fashion, 2010)