El año que acabó Lost

Hace tiempo que no como uvas por nochevieja. Antes tomaba tranquilamente tres mientras los demás comían doce, por cumplir de alguna forma con los que me rodean, pero como soy malísimo disimulando cuando me siento incómodo, dejé de hacerlo. Tampoco soy demasiado efusivo brindando. Pero como dice El Listo, las tradiciones son importantes y hay que respetarlas. Así que pondré en la nevera una botella de Gramona Imperial y voy a desear felicidad a todo el mundo, seguro que a partir de mañana todo va a ir mejor.

Me conformaré si en 2011 podemos tener alegrías como estas:

AfroCubism – AfroCubism (World Circuit): Elíades Ochoa, Toumani Diabaté y compañía firman el disco definitivo de la conexión África-Cuba, y alguna de las canciones más bonitas en mucho tiempo.

Toy Story 3 – Lee Unkrich: Sí, La red social está muy bien, pero ésta emociona.

Lost: Otro día hablaremos de Sherlock, Downton Abbey, Treme o Boardwalk Empire, pero este año ha sido el adiós a Ben Linus.

Dublab: Este colectivo de artistas, entre los que se encuentra Jimmy Tamborello, organizan fiestas temáticas en la taberna Hyperion de Los Angeles dedicadas al desamor, la música tropical y las cintas de casette. Queda lejos, pero las sesiones que cuelgan en su blog han salvado muchas tardes y muchas mañanas.

El mundial de España: Y el gol de Puyol.

30 favoritas de 2010 en Spotifare: Algunas de las canciones que más han sonado en nuestro Spotify.

Otra noche en Puerto Rico o donde sea:

Y el baile, que no falte el baile: Salsa, a musical history – Varios artistas (Fania)

Advertisements