Barcelona, 15 de marzo de 2010: Paul Johnson y la pista giratoria

Querido Andrés,

te lo cuento aquí, a tí y a los que lean. Llegamos a Becool a eso de la 1, hicimos tiempo en un pub que hay al lado con ambiente juvenil. Como es en la zona alta el ambiente es tranquilo, sin grandes estreses. En la entrada del garito anunciaban a Paul Johnson a las 4. ¡A las 4! Bendita paciencia, volvemos al pub, fui con @listocomics, al que hacía años que no veía y, por suerte, me entretuvo con sus historias de instituto (es profesor de tecnología en un instituto del barrio de San Roque, en Badalona) y con otros temas en la línea de sus cómics. Él no está muy metido en la electrónica, pero le gustó la primera parte, con el residente Djohnston, por lo ochentero del house clásico que pinchó.

Sabes, o deberías, que el Becool está en la plaza Joan Llongueras, en el local que acogió el Nitsa en sus inicios. Y que era famoso por tener una pista giratoria, pista que ha vuelto a funcionar desde hace unos meses. Da vueltas lentamente. La pararon cuando empezó Paul Johnson. Cogió el micro y dijo: Hace diez años que no he estado aquí, así que preparaos para bailar. Y temazo. Pero estuvo muy disperso en la primera hora. A los diez minutos ya estaba pinchando Get Get Down y al poco mezcló Samba de Janeiro, con el Knight of the Jaguar. Estaba tanteando, podía pinchar una joya y luego perderse, poca línea argumental. Creo que era por el público, tenía ganas de gustar, le aplaudían y subían a hacerse fotos, pero no conectaba. Le iban mejor los hits que el old school anunciado. Sí lo pinchó Djohnston antes, mucho más académico y estricto, pero tampoco le hicieron mucho caso.

A eso de las 5 y un minuto se puso más duro y más funky, más chicaguero, fueron tres cuartos de hora maravillosos. El listo ya se había ido, y como tenía un pie lesionado me apoyé en una columna junto al escenario. Johnson, que ya lleva muchos años en esto, pincha como el que hace churros. Lleva una funda de CDs, mira unos segundos, coje uno, lo mete en el reproductor, play, pitch y sube el volumen. Unos 7 segundos desde que echa mano del CD. Ésa es la parte autómata que me sorprendió, pero luego está el Johnson que canta, palmea, y cierra los ojos.

Volvió a funcionar la pista giratoria. Yo estaba a un par de metros, cuandos se dio cuenta me miró sorprendido (era el único quieto), haciendo el gesto de girar y de “están locos”. Se sacó la cámara y se puso a grabar. Claro, la pista iba dando vueltas y cada vez que pasaban delante de él le jaleaban, como si echarán leña al fuego, y Johnson flipando, con una mano la cámara y con la otra pinchando. Me lo imagino de vuelta en Chicago: estuve en un club en España y cuando me di cuenta la pista se estaba moviendo. Le acompañaba un colega, que por cierto, creo que un primo suyo sale en The Wire, y se pasó un buen rato girando.

Me fui cuando pinchó French Kiss. En el guardarropa un chaval me preguntó si había visto a un amigo suyo que llevaba sombrero. No. Y me dice: “pero no es un sombrero de cuerda, es de cinta”. Me gustó este detalle sobre el sombrero, a saber a qué se refería con la cuerda, así que hice memoria. Sí, abajo a la derecha. Espero que llevara el sombrero correcto.

Como no tienes Spotify no puedes escuchar esto. Lo pongo aquí: House Master Boyz & Rude Boy Of House – House Nation (Simply, 1987)

Anda, cuenta algo divertido de tus clases, alégranos un rato.

3 thoughts on “Barcelona, 15 de marzo de 2010: Paul Johnson y la pista giratoria

  1. Sobre la crónica.Paul Johnson es una de los sets que no he visto en mi vida y lo lamento. Cuando estuvo aquella mítica noche del nitsa yo todavía era demasiado imbécil. Aunque a fin de cuenta tampoco pasa nada si no lo veo, mientras itunes de modo azaroso sepa ponerme un tema suyo en los días sin sol. Sin embargo, lamento todavía más no verle palmear y cerrar los ojos. El Paul Johnson trianero sí me gustaría verlo. Aunque en definitiva con Paul Johnson lo que me gustaría es tomar una birra en Chicago, debajo de una foto de Michael Jordan, y escucharle unos cuantos chistes. Le contaría uno de esos “van un negro, un blanco y David Lynch a un club de Detroit y…”. Seguro que sonreiría, con sus enormes dientes blancos en cara negra diciendo “oh man, you´re crazy, really, fuck, crazy people” (un you plural que te incluiría).El tema sombreros, la pregunta obviamente en cualquier club del mundo deberían hacértela a ti pues estas destinado a resolver dudas relacionadas con sombreros de cinta o de cuerda, si tuviera una duda así serías la primera persona del mundo a la que acudiría. Y lo sabes.Sobre mis clases. Bueno, debido a un extraño cataclismo cósmico hay un grupo de la universidad, las de maestría, absolutamente indiferentes a la mayoría de clases. Incluso tienen mala fama, según pude deducir de una frase que escuché en el departamento en uno de los escasos días en los que me adentré por error en ese agujero negro, pues eso, mala fama por su pasividad durante los últimos 4 años.Antes de navidad venían a mis clases de vez en cuando y nunca más de seis. Poco a poco más, y ahora mismo tengo los lunes a las 8.30 de la mañana a una legión de chicas que no fallan, andaremos sobre las 14, ni un solo día. Yo mismo les he preguntado si están seguras de lo que hacen y si piensan seguir con esta actitud irracional hasta final de curso, y al parecer están convencidas.Por este motivo he decidido tirar la casa por la ventana y ver “el desencanto” de aquí a nada. Cada una hará un resumen de un escritor español desde Cela hasta nuestros días. A la pobre que le cayó Leopoldo Panero no sabe que todo se esconde en un gag. Me dio la risa cuando le dije el nombre del autor. Si me tengo que levantar a las ocho los lunes no va a ser en balde.El otro día vimos “la cabina”, creo que es la primera vez en la vida que analizan una película intentando “deducir” de qué va, qué mensaje hay en realidad en el film. Lo irónico es que yo, alérgico al cine, sea su primera fuente de referencia. Curiosamente, al preguntar cuál era el tema de la cabina, varias de ellas dieron respuestas más que inteligentes, aunque destaco una que me encantó por su simplicidad “va de una cabina”. Me encantó. Respuesta muy propia de pueblo manchego de toda la vida. Crítica ácida, aunque más por interpretación mía de la respuesta, a todo el lenguaje audiovisual.Ahora estaba pensando poner “historias del kronen” pero para una sociedad tan rígida y moralista como ésta, tratar el mismo día, sexo, drogas, homosexualidad, tendencias suicidas y asesinato a las 8.30 de la mañana quizá sea demasiado. Así que haré una selección de escenas. O quizá, plan b, entro en clase con un cubata, un porro y una raya, me meto todo, pongo un tema de Paul Johnson y digo “esto es lo más cerca que estamos de la felicidad los españoles que estamos llegando a la treintena”. Aunque quizá sea partidista esta afirmación. Cuando conozca un caso que escape a esta sentencia prometo no repetirla más.En cualquier caso así preparo mis clases. Otro grupo, que destaca por su inteligencia sorpredentemente, el otro día me preguntó quién iba a ser el lector el próximo año, dando poor hecho (ahí una prueba de su inteligencia) que ninguna persona cabal renovaría para seguir en este país. Cuando les dije que tristemente seguramente me quedaría, reaccionaron con una alegría propia de estupefacientes y me dijeron que estaban muy contentas de tenerme aquí. No quise saber por qué, tal vez porque no quería inflar mi ego innecesariamente, o porque no quería dejar de tenerlas por inteligentes. “Alegraros por mí cuando esté en Cuba y no aquí”. Sentencia final que acataron con humor. Como debe ser.Al día siguientes una alumna me escribió, casi sin conocerme, “eres el profesor más extraño de la universidad. No haces caso a nadie y no te importa lo que diga ninguno de los jefes. El más libre. Eres nuestro preferido”. En Rusia una vez me hicieron una afirmación parecida. Empiezo a entender que asocian la indiferencia con una especie de superioridad moral. Les falta recorrido para saber que la resignación es una careta de la rendición y nunca, nunca, una bendición. Por lo demás, creo que mi departamento me odia cada vez más.PD. He puesto todo lo que tengo de Paul Johnson en itunes. Y ha salido un sol abrasador y veraniego. Seguiré encerrado en casa de todos modos. Hoy me condeno al House.PD2. Paralelamente una alumna se ha puesto a seguirme en twitter. En mi versión de Mr. Ecko. Curioso porque además no sé el código y no puedo actualizarla. Ese detalle habrá terminado de agrandar mi leyenda entre los escombros del quinto piso de la facultad de idiomas de la universidad estatal de yerevan.

  2. Ahí te veo. Mira, yo creo que para un lunes a las 8 de la mañana, lo mejor que podrías hacer es pillarte un loro, un boombox de estos de los 80, te lo pones en el hombro con el tema de la crónica a todo trapo: hohohohohohohouse nation. Y vas así a clase, al entrar podrías improvisar una coreografia, como entrar y salir varias veces, andando para delante y para detrás. Un pañuelo en la cabeza podría servirte también. Y una camiseta de Cleaveland.Actualiza a Mr. Eko, y sigue a adewale. “No sé el código”, y luego dices que yo soy retrocedista…

  3. El otro día una alumna se levantó, de repente, no me acuerdo por qué…se puso a andar en plan estereotipo social armenio y toda la clase sonrió…esperaban una respuesta por mi parte…estaba sentado en la repisa de la ventana, en una esquina (doy mis clases desde puntos estratégicos en los que sea difícil verme). Dibujé media sonrisa, para no defraudarlas, y acto seguido giré la cabeza y miré por la ventana.Si no fuera porque soy el profesor diría que soy el más desinteresado de la clase.Sigo mis conversaciones con los taxistas…desarrollo así mi ruso…temas muy variados, un día te haré un listado.PD: Hace poco vi al primer y único negro que he encontrado en la ciudad. Camiseta de camerún. Esperaba para comprar una empanadilla. Estuve a punto de llamarle “brother”…”give me five”…debe andar muy perdido…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s